Franquismo colombiano y la Unión Soviética llamada Venezuela. Por Flóbert Zapata

img_20190826_152907

Les contamos a los españoles que aquí estamos viviendo nuestro franquismo pero  dirigido por presidentes elegidos “democráticamente”. Franquismo siglo XXI, franquismo 2.0, Franquismo de indios. Franquismo de ciudadanos inferiores. Franquismo programado. Franquismo eterno.

¿Por qué vivimos ese franquismo? Por lo mismo que ustedes lo vivieron allá. Porque aquí cerquita está la Unión Soviética llamada Venezuela.

Me parece que la negación del PSOE a que Pablo Iglesias ocupe un ministerio o un alto cargo y a que Podemos participe en el gobierno en una coalición justa en el presupuesto es un rasgo franquista. En los socialismos y la izquierda están pasando cosas así. Estoy seguro que si Bachelet hace un informe sobre chile sale bien librado Pinochet, porque su informe no le dará la palabra a los atacados sino a los atacantes.

Estas actitudes del Psoe y de Bachelet hablan de esa tontería del fin de la historia y de la desaprobación a quienes no acepten ese dogma.

© Flóbert Zapata

Bogotá, sábado 7 de septiembre de 2019

Los basureros de Peñalosa. Por Flóbert Zapata

img_20190910_113016_345

La devaluación es la servidumbre de una moneda a otra. La devaluación del peso es la servidumbre al dólar y al euro. Esa servidumbre económica es también y sobre todo servidumbre política y social. Colombia es un siervo de Estados Unidos y Europa, el más siervo.

Los basureros de acero de Peñalosa son bonitos y son una buena idea. ¿Pero por qué los hizo en España, donde funciona el euro, que es la moneda más cara? Si los hubiera hecho en otra parte hubiera obtenido el doble de basureros por el mismo precio o los mismos a a mitad del precio, por lo menos. ¿Brasil no tiene la tecnología para hacerlos? Si estoy equivocado en mis cálculos y apreciaciones corrijo y pido excusas.

Si fuera un gobierno de izquierda ya le hubieran armado el escándalo y lo hubieran destituido. Pero es Peñalosa, es de derecha y está blindado. Así es aquí fatalmente. Se nos salen las babas cuando miramos a Perú: seis presidentes presos.

© Flóbert Zapata

Bogotá, martes 10 de septiembre de 2019

El ejército se desenconchó, la policía apareció de nuevo. Por Flóbert Zapata

img_20190903_102435-1.jpg

“Hasta que no tomen conciencia no se rebelarán y sin rebelarse no podrán tomar conciencia”.George Orwell. 1984.

La masacre paramilitar del corregimiento La Gabarra, municipio de Tibú, Norte de Santander, ocurrió hace veinte años, el 21 de agosto de 1999, durante el régimen de Andrés Pastrana. La gente todavía tiembla porque la enfermedad mental queda y el paramilitarismo sigue y seguirá vigente en Colombia para reprimir, acentuado a lo largo de los 2 219 km de  la frontera mientras exista la revolución socialista en Venezuela.

Como en Tibú hay una base militar, había presencia de soldados en la zona, además de la policía.  Pero después de peinar la zona el ejército se enconcha en la base y la policía se retira. Ahora todo está dispuesto. Es mayo. Los militares tiran bengalas como señal de que la fiesta puede empezar. 200 paramilitares con el nombre de Los Azules llegan en helicópteros del ejército y en camionetas blindadas y de lujo. Realizan la masacre de La Carbonera, en Tibú asesinan 18 personas y se dirigen a La Gabarra por la carretera que viene de Tibú y que en el futuro será bautizada El Camino de la Muerte. Es agosto 29. A los primeros que mataron fue a dos hermanos a las dos de la tarde, frente a la fuente de soda Cocina Roja. Todo el mundo era guerrillero o auxiliador y a todo el mundo había que matarlo. Se dirigieron a la residencia, tocaron, la señora encargada no abrió. “Fumiguen esa gente”, fue la orden. Así se hizo, tumbaron la puerta y mataron a los huéspedes. El resto de la tarde y el resto de la noche fueron disparos, aullidos humanos y aullidos de perros. En la mañana los lugareños vieron 38 cadáveres de paisanos, amigos  y parientes en las calles y las esquinas y supieron que otros 60 fueron arrojados en el cementerio. Los días siguientes lista en mano mataron a otras personas. Algunos cadáveres los colocaron en estacas para escarmiento, a otros los descuartizaban y los tiraban al río o los enterraban. Entre 100 y 150 personas fueron ultimadas en la apacible Gabarra, un caserío en el que todos los habitantes se conocían. Se vieron nuevamente bengalas en el cielo lanzadas por el ejército. Los paramilitares se fueron. El ejército se desenconchó, la policía apareció de nuevo.

Fuentes:

-Masacre de la Gabarra, Wikipedia

-“Fimiguen a esa gente”. Semanario Voz

© Flóbert Zapata

Bogotá, martes 10 de septiembre de 2019

Un hambre infinita les queda. Por Flóbert Zapata

img_20190903_103658

A José Antonio Galán lo llamarían hoy terrorista, narcotraficante y violador. A José Antonio Galán lo descuartizaron los españoles con las herramientas con que se descuartiza una res.

Desde ahí a los colombianos les gusta descuartizar, hay casas de pique en Bogotá como las hay y las ha habido en tantas partes.

Los paramilitares descuartizaban con motosierra.

El Estado es descuartizador directo, sólo que para descuartizar no utiliza las herramientas con que se descuartiza una res sino los bombardeos.

Llevan 70 años descuartizando.

A Santrich y a Márquez los empujaron a la selva porque los quieren en pedacitos, que es como quedan los cuerpos alcanzados por una bomba. En pedacitos y asados, listos para el paladar de los nobles.

Por más que se sacian un hambre infinita les queda, que Tirofijo se hay ido entero a la eternidad.

© Flóbert Zapata

Bogotá, sábado 7 de septiembre de 2019

Fascistas que se ponen traje de monja. Por Flóbert Zapata (Reportero de la guerra mediática)

asesinan dos exguerrilleros

“Acribillados en Colombia otros dos exguerrilleros de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (Farc-EP), identificados como Milton Urrutia y José Milton Peña. Durante el hecho resultó herido por impactos de bala en el tórax y en la cabeza, Arsenio Maldonado, otro exguerrillero”.
Diario Últimas Noticias
Septiembre 7, 2019 

«Prefiero un guerrillero en armas que un sicario moral en el congreso. Álvaro Uribe Vélez». El gran sicario moral de Colombia es Álvaro Uribe Balas. Un millón  de Álvaros Uribes Balas valen menos que un solo guerrillero, el de Dolores de Arnulfo Briceño, por ejemplo. En esta frase fascista de un fascista está la explicación del sicariato a los exguerrilleros por los neochulavitas y de la vuelta a las armas de Jesús Santrich e Iván Márquez: los echaron. Los talibanes los prefieren en el monte, donde no pueden hablar. Los prefieren en el monte para bombardeados y que sus cuerpos queden esparcidos como el de Galán el comunero. Costumbres españolas, costumbres de colonia.  Álvaro Uribe Balas es el fundador de La Patria Muda: se sabe que fue miembro principal de la Junta Directiva de la empresa que pagó a los sicarios que asesinaron a Guillermo Cano. A su frase le respondemos con otra: Preferimos a los fascistas que se orgullecen de ser fascistas y no lo esconden a los fascistas que se ponen traje de monja.

Dolores. Arnulfo Briceño.

https://www.youtube.com/watch?v=GpDGqBzH5NQ

relación de Álvaro Uribe Vélez con el asesino del periodista Guillermo Cano

 

https://www.youtube.com/watch?v=YJ2f7mBtTQ8

© Flóbert Zapata

Manizales, sábado 7 de septiembre de 2019

Algeciras se quedó sin hombres. Por Flóbert Zapata

img_20190903_124743_037

El sur fue otra víctima arrinconada de la guerra. Todo el Huila fue víctima de la guerra. Y todo Algeciras. Vivían en Estado de Sitio de facto y permanente. La población civil del sur, del Huila y de Algeciras fue estigmatizada por las fuerzas armadas. ¿Cuál fue el pecado de Algeciras? Quedar en un lugar estratégico: por El Pato comunica a Huila con Caquetá, zona donde había varios frentes de las Farc.

Todo algecireño era encarcelado arbitrariamente. Encarcelaron más de mil. Hasta el chofer del pueblo. Algeciras se quedó sin hombres. Y los hombres se quedaron sin finca. Sus esposas tuvieron que vender las fincas casi regaladas para poder pagar los abogados.

De tragedias así está hecho este país. De tragedias así estuvo hecha la Seguridad Democrática de Uribe. El Plan Colombia fue una tragedia nacional  hecha de tragedias. Algeciras  es símbolo del terror vivido en cada municipio del país.

Fuente: Territorios. Trayectorias de Resistencia. Semanario Voz.

© Flóbert Zapata

Bogotá, sábado 7 de septiembre de 2019

Marlon Marín no es Marlon Brando. Por Flóbert Zapata (Reportero de la guerra mediática)

Marlon Marín2

Estuve viendo la “En video: Declaración completa de Marlon Marín desde EE.UU sobre el caso ‘Santrich’” publicada en El Espectador.  Marlon Marín da la sensación de respuestas artificiales,  el tono no parece el de quien entrega una confesión sino de quien da una lección.

Los que lo conocen lo describen como un estafador, un vividor, un tramposo,   de esos que tumbaban a los conocidos con préstamos de plata y que tumbó al mismo Estado según consta en la Procuraduría, etc.

Para nadie de quienes lo conocieron vale su moral. Para la justicia sí. Este estafador es el testigo contra Santrich y contra medio mundo.

Qué cerca está un estafador de dinero de un estafador de la palabra y qué cerca está un estafador de la palabra de un estafador de la justicia.

No hay  problema en meter también al chavismo. Y al propio tío Iván Márquez. ¿Y a su mamá? No, eso sí no, cómo se le ocurre, qué van a pensar ustedes de mí. ¿Y a la madre patria? ¿Qué es eso?

No hay razones para creer que la palabra de Marlon Marín es verdadera.

Hay razones para creer que es falsa.

En video: Declaración completa de Marlon Marín desde EE.UU sobre el caso ‘Santrich’

https://www.youtube.com/watch?v=eD1LeSjCOMc

 

 

© Flóbert Zapata

Bogotá, sábado 7 de septiembre de 2019