Guillermo Valencia, poeta. Por Flóbert Zapata

Guillermo Valencia

Lo quisimos tan poco

que podemos decir

que nunca lo quisimos.

Lo olvidamos tan fuerte

que sólo el porvenir

dirá lo que perdimos.

Al defenderlo

dejamos de morir

y no lo defendimos.

 

Hoy no miré mujeres porque estaba pensando en Guillermo Valencia, esta tarde fui el novio de la poesía de Valencia. Quise pensar en él en la plaza de Bolívar porque es un héroe de la cultura colombiana.

Su poesía debe leerse toda sin interrupción para captar su atmósfera estremecedora.

Valencia es Gonzalo Arango clásico como Gonzalo Arango es Valencia de vanguardia. Son dos portentos Valencia y Arango. Cada uno un universo. Cada uno un habitante de la ciudad de la derrota.

La obra de Guillermo Valencia es la patria, la patria negada, como la patria es Hora de tinieblas y la obra no dejada ver de Julio Flórez.

Cada poema de Guillermo Valencia es una obra de arte genuina y su obra en conjunto es inclasificable e invaluable. Nada de ismos. No es encasillable Guillermo Valencia. Como no es encasillable Pombo,  como no es encasillable Flórez.

Los camellos también muerden al delfín. Los camellos no es un poema sobre los camellos, es un poema sobre los poetas, sobre los artistas, sobe los canes, sobre los Quintín y los Martin Luther King. Impresionado con los artistas utiliza el símbolo de los camellos para exaltarlos.

Guillermo Valencia es un genio de la poesía colombiana como Rafael Uribe Uribe era un sabio. Al matar a Uribe Uribe el plagiario poder  dijo: Colombia no necesita sabios. Al negarle el Partido Católico la presidencia a Guillermo Valencia dijimos: Colombia no necesita genios.

Qué poeta inmenso es Guillermo Valencia.  Su poesía está  intacta, fotografías del alma libre que no se tornan amarillentas,  grafitis que no borran el sol, la lluvia y el viento. Que no borran los seguidores de un Jesucristo muerto. Guillermo Valencia perteneció al Partido Conservador pero sus verdaderos partidos fueron la patria,  la poesía y los poetas, a los que retrata fielmente en su marginalidad y su locura por oponerse al mundo en el que la verdad sobre la injusticia y el fanatismo es una blasfemia, el de los blasfemos poderosos que llaman blasfemo al iluminado.

Valencia al hablar de los poetas habla de sí mismo poeta, contrario a lo que se dice, que es ajeno a la realidad y a la autobiografía, Valencia habla de sí mismo sin máscaras y con total elegancia; más desnudos que Valencia pocos, desnuda su pensamiento. Apela a la cultura universal pero sus versos terminan en Colombia, en su sentir colombiano, terminan en la “turba de profetas”. Con Guillermo Valencia Colombia hubiera tenido un tiempo dorado en las artes y el pensamiento. Ese suramericano que tuvo la dicha de conocer a Nietzsche en persona.

Griego, nietzscheano, bolivariano, seguidor de un Jesucristo vivo, arranca lágrimas a los poetas su devoción por el poeta y por la poesía. El poeta allí se siente ensanchado, se siente presente, respetado en su destrozada y destrozadora psiquis. Como una solitaria flor de loto azul en un remoto pantano la palabra “búdica”.

Con cuánta belleza enaltece su pluma prodigiosa a Silva, a Flórez y a Pombo. En casi toda su obra saltan solidariamente por acá o por allí la creación, “el ideal”, el artista, el poeta. En poemas específicos observamos esto y en general nadie ha puesto al poeta en un sitio tan alto y nadie tan alto socialmente ha delatado más la situación de desequilibrio y martirio del poeta por serlo. La persona Valencia es grande como Silva y como Flórez. Nacido de cuna fanática como Pombo, no se quedó como él en el inframundo fanático. Fue Valencia un guerrero de la libertad de sí mismo. Fue un ejemplo de cómo cambiar una personalidad fanática por una personalidad no fanática, fue en la poesía lo que Benjamín Herrera fue en las trincheras.

La iglesia católica debe pedirle perdón al pueblo colombiano por impedir que uno de sus mejores hijos gobernara este país. Qué sabio fue Benjamín Herrera al proponerlo para la presidencia.

El mismo Valencia dijo que le habían negado la presidencia por haber escrito Anarkos. Pero no fue sólo por Anarkos,  gran maestro, fue por toda su obra, porque toda su obra es intolerable para los espíritus pequeños de grandes poderes.

Un estremecimiento superior sentimos al leerlo. Un estremecimiento de inteligencia, pensamiento, música y virtud. Qué genuino, que personal, que universal y qué cercano es Guillermo Valencia.

Qué grande es Colombia. Qué maravillosa  es su historia. Cuán particulares y valientes sus poetas. Pero el poder nos ha convertido lamentablemente más que en cosas en “cadáveres de cosas” y nos ha arrodillado ante “la codicia sórdida que labra el pecho de los viles”.

Desde luego que tiene Valencia momentos complejos o contemporizaciones, ¿quién no los tiene, quién no las hace? ¿Contemporizó Valencia con la poderosa tradición después de haber enaltecido el librepensamiento en la Parábola del monte, otro de sus efluvios nietzscheanos o de haber llamado a Grecia a levantarse y conquistar el mundo en  ¡Oh, paganismo!? Como Bolívar cuando iba a misa en Bucaramanga para calmar los curas y fingía leer oraciones en un misal, que era en realidad un libro de Voltaire.  Todo queda en la elucubración. Cuánta falta nos hace de Valencia una autobiografía no sobre su vida sino sobre su poesía.

 

Sostiene con el centauro

ansiosa conversación

que recuerda a Santa Marta,

el pie encima  del dragón.

 

Estas bipolaridades nada quitan a la grandeza de Valencia y a su excelsitud.

Cada año vuelvo a ciertos libros. La obra de Valencia me ha impresionado como esos libros a los que siempre vuelvo.

(A Chile)

Ahí van los grandes piojos,

Nerudas naturales,

los anarkomortales

a los que sacan ojos.

 

Rechazan poderosos

sus vidas funerales.

Despiertan amorosos:

Todos somos iguales.

“Ya los perros sarnosos

se tornaron chacales”.

Por dentro mal herido,

sobra del universo,

tiembla tu verbo hendido:

Pezuña de Satán.

Hendida por tu verso

ha sido Popayán.

El universo oscuro

que ve este mundo enfermo,

buscó la claridad

en tu nombre, Guillermo.

Los poetas perdidos

y muertos de decencia,

te entregan otra patria,

sin ley ni presidencia.

 

Es declamado Anarkos

por rastreros y aéreos,

por chacales y buitres,

en Púlpito TV y en Lepra Estéreo.

“Ebrios todos de un vino luminoso/ que no beben los bárbaros, y envueltos/ en andrajos son alma de coloso”

 

Los poetas son turbas de despojos,

ataúdes que se abren, no cerrojos,

Satanes tan azules como el cielo;

sacadores de penas, no de ojos.

Por eso le regalan los burdeles

alguna soledad de labios rojos.

El mito es religión

que ya no tiene vida,

la religión es mito

que sangra sin herida.

“Y de su herida/ corrió una fuente de licor sagrado/ que bautizó la historia dolorida/ de los siervos con óleo ensangrentado”

 

Nos dicen los paganos

que el mal nace en la ira,

como nace la lepra en la voz del poeta,

y el vicio en la mentira.

Tienen nutrido el cuerpo

y desnutrida el alma

aquellos cuya alma es la codicia

y exprimen sangre pálida de la pálida calma.

Te llamarás Guillermo,

en un principio sano

pero después enfermo,

tu corazón un yermo,

por hacer de tu prójimo un hermano.

No alcanzaré a llegar,

“oh cima, oh libertad” de pensamiento.

Cierra el camino un guardia pálido y fatal.

No miento nunca pero a veces miento.

Artista Daniela Carrascal,presente. Por Flóbert Zapata (Reportero de la guerra mediática)

img_20191121_160303

Daniela Carrascal era una actriz callejera chilena. Fue vista por última vez arrestada por la policía chilena en una marcha. Apareció torturada, violada y ahorcada. Los medios intentaron hacer pasar este asesinato por suicidio. Quise publicar una foto suya pero la información es escasa. Internet es la tumba del dolor de los oprimidos. La democratización de internet será otra de las batallas que deberá librar el mundo. Con la fuerza doblegan los cuerpos, con la información doblegan las mentes.

Si no queréis que mostremos los senos, majestades, mostradnos a la mujer ahorcada junto a los ahorcadores. No nos mostréis a la mujer ahorcada sola. Mostradnos una ley que diga que los ahorcadores deben dormir una semana junto al ahorcado. Mostradnos al ahorcador diciendo que quiere que su madre, su hija y su hermana, sean torturadas, violadas y ahorcadas. Mostradnos ese hombre de mente putrefacta durmiendo junto a un cuerpo putrefacto. Mostradnos esos actos coherentes. No nos mostréis más hipocresía.

Fuente. Semanario Voz. Edición 3008

 

Sin cicatrices causadas por el odio. Por Flóbert Zapata (Reportero de la guerra mediática)

img_20191027_110017

Foto: Bogotá. 

Mamá, no quiero ser policía. Mamá, coge ese garrote como un bolillo y pégame porque no quiero ser policía, rómpeme la cabeza como se la rompen los policías a los estudiantes en las marchas, duro, madre, pégame duro, que salga mucha sangre, que se me parta el hueso, porque no quiero ser policía. Si quieres coge el cuchillo, mamá, y sácame un ojo, como ha pasado en Colombia, en Manizales y Popayán, como pasa en Chile, donde los policías le sacan enviciados los ojos a la gente, sí, mamá, le han sacado  ojos a 283 personas, 283, sí, madre. No, madre, no eran malos, eran soñadores que sueñan una sociedad justa como tú sueñas que yo me vaya de policía para sacarte de la pobreza. No quiero ser policía, madre, sé que es en lo único que se consigue empleo pero no quiero romper cabezas ni sacar ojos. Las personas deben morir como nacen. Nacieron con ojos, deben morir con ojos. Nacieron sin cicatrices, deben morir sin cicatrices. Sin cicatrices causadas por el odio.

Nota: Vi hoy en en el noticiero como unos “manifestantes” encapuchados golpeaban a una muchacha policía que cuidaba el Icetex. Esos no son manifestantes, esos son vándalos pagos por el poder oscuro para manchar las marchas. “Yo no lo sé de cierto, lo supongo”, como dice Sabines, pero puede suceder, muchacha policía, que los que te mandan a cuidar son los mismos que te mandaron a golpear y tú eres un pobre instrumento y una víctima de la guerra sucia. Por eso, muchacha,  si constatas esta hipotesis, escribe tu poema que comience: Madre, no quiero ser policía porque el mismo poder que me cuida es el mismo poder que me mandó a golpear. Madre…

Es bello todo seno y es fea toda muerte. Por Flóbert Zapata (Reportero de la guerra mediática)

Mont Leferte

La especie humana es la única especie que tiene una erección mirando un seno. Esta curiosa especie considera al acto de mostrar políticamente los senos una blasfemia pero no considera blasfemia que una mujer sea torturada, violada y ahorcada.  (Pantallazo: El Mundo,España)

Mont Leferte, chilena

que nos mostró los senos,

es un orgullo más

de todos los chilenos.

 

Qué grande es su mirada,

qué sincera y qué fuerte,

sabia, dulce, certera,

serena, Mont Leferte.

 

Al lado de los senos

escrito hay un letrero,

reclamo femenino

que anda el mundo entero.

 

Con furia y con razón

los senos se desatan:

En Chile nos torturan,

nos violan y nos matan.

 

Son  música visual

tus senos, Mont Leferte,

es bello todo seno

y es fea toda muerte.

Fuente. Semanario Voz. Edición 3008

Que viva el kapital y muera el mal gobierno. Por Flóbert Zapata (Reportero de la guerra mediática)

Miliano Zapata

Emiliano Zapata.

Nacemos completos, debemos morir completos. Lo ideal es no pasar por las mutilaciones de las cirugías y de la guerra, todo es una guerra, de todo hay que desconfiar, a todo hay que temerle, miles de veces pasamos por las cirugías del miedo.

Nacemos sanos, debemos morir sanos, sin igualar las inevitables enfermedades de declive del cuerpo con las evitables enfermedades producidas por el estilo de vida y de pensamiento. No como una ironía, así debemos entender el proverbio  “No fumes, no bebas y morirás completamente sano”.

Como el cuerpo nace puro y lo llenamos de impurezas y venenos, nacimos puros de la mente y morimos sucios y envenenados de la mente. Todo fanatismo, o sea toda violencia, es una enfermedad de la mente pero el mundo ideal es aquel que ya existía en cada uno al principio de la vida, aquel en el que no existen el fanatismo ni la razón que nace como respuesta. Donde existe la palabra amor y no la palabra sumisión. Donde no existe la palabra amor porque no existe la palabra sumisión.

Estamos exactamente en el lado opuesto de ese mundo. Estamos al otro lado del sueño de morir completos. Estamos al otro lado de la posibilidad de morir con la mente en paz, con la mente no mutilada y libre de tumores. Generalmente se pueden extirpar los tumores del cuerpo pero generalmente no se pueden extirpar los tumores de la mente.

Será un largo camino el camino hacia el otro lado. Para empezar hay que instaurar el valor de la verdad. Pero entonces todos nos despedazaremos porque la vida no sólo está hecha de mentiras sino que en sí misma es una mentira. Si otro con trampa y violencia dirige tu destino tu vida es mentira y esclavitud.

Latinoamérica es el continente matado, muchas veces matado, matado en el cuerpo y en la mente, matado y esclavizado como la democracia en Chile con el golpe a Allende, como la democracia en Colombia con Uribe Uribe y con Gaitán, por citar sólo dos momentos entre miles. Cada cosa nueva que nace la matan. La ponen a vivir como el poeta de Mis harapos. Cuba y Venezuela son los nobles poetas de romántica melena, Estados Unidos es el primo rico, poderoso y bien querido.

Estamos como en la Revolución de los Comuneros: ¡Que viva el kapital y muera el mal gobierno! Sabiendo qué camino coger y sin poder coger ninguno porque todos los caminos serán matados. Observando a los capitanes carceleros y a los arzobispos de la traición repitiendo la farsa tantas veces repetida.

Mis harapos – Ignacio Corsini – YouTube

https://www.google.com/search?q=mis+harapos+ignacio+corsini&rlz=1C1AVNE_enCO615CO615&oq=mis+harapos&aqs=chrome.2.69i59j69i57j35i39j0l2j69i60j69i61l2.8364j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

El corazón está vestido de colores. Por Flóbert Zapata (Reportero de la guerra mediática)

img_20191126_155329

Que un sólo asesinato haga temblar el universo porque cada hombre es un universo y es el universo.Foto: Bogotá.

Estamos en carnavales políticos los jóvenes y los  viejos. Bailamos la solidaridad, la dignidad y la inteligencia. El corazón de Colombia está vestido de colores.

https://www.youtube.com/watch?v=MvH1bQbvC34

Cancion del carnaval de Barranquilla – Checo Acosta