La muerte y el terror se curan con champú. Por Flóbert Zapata

macri fake news

La única democracia que existe es el fútbol. El fútbol  es la gran democracia. Los dineros se reparten proporcionalmente y a todos les toca. A los ladrones los denuncian y los echan. A la mentira la desnudan. El juego limpio (fair play) es himno. La guerra sucia no se conoce. No hay fake news, no hay lawfare, no hay golpes de Estado ni guarimbas, no hay bloqueos ni sanciones, no hay invasiones militares, no hay colonialismo, no hay hegemones que impongan una forma de administración o de juego. El que la hace recibe castigo ejemplar así sea un dios: Messi será sancionado por acusar sin pruebas y todos sus millones no comprarían la justicia. En la democracia del fútbol los medios de comunicación recogen todos los puntos de vista y están abiertos al pueblo y a la crítica.  No hay secretos y por lo tanto no hay guerras. No hay venganzas. Todo es libre competencia verdadera, el mejor es el que juega, el mejor es el que gana. Como si fuera poco ahora el video arbitraje (VAR) viene a darle más trasparencia a ese universo democrático y humano que es el fútbol.

Las otras, las democracias políticas son todo lo contrario. Son democracias falsas. O democracias torturadas a las que no dejan brillar en el cielo como brillan los astros del fútbol. Comenzando porque no juegan los mejores sino los tramposos. En Brasil se reúnen la mayor democracia del fútbol y la peor antidemocracia política: gracias al lawfare el legítimo presidente de Brasil está preso y un charlatán peligroso está en la presidencia. En Macri se reúnen  la democracia del fútbol y la antidemocracia política: presidente del Boca y  presidente de Argentina. Raúl Kolmann  desnuda uno de sus fake news. https://www.pagina12.com.ar/205407-carreteras-otras-fake-news-de-macr

Así por donde vayamos.

Colombia es la mayor antidemocracia del mundo. Los políticos son en su mayoría hijos del matrimonio bien avenido entre el narcotráfico y el paramilitarismo. Como si no bastara que sean hijos de la oligarquía y de las iglesias católica y pentecostal. Como si no bastara la compra de votos. Como si no bastaran la ley del silencio y la carencia de libertad de expresión. Como si no bastara este aparato de guerra fría a que nos someten por nuestra vecindad con Venezuela.

Da risa el Plan Ágora del gobierno para la transparencia en las elecciones, cuando su elección fue trapicheada. Todo lo que dice es que en este Plan Colombia continuado la muerte y el terror se curan con champú.

© Flóbert Zapata

Manizales, miércoles 10 de julio de 2019